Saltar al contenido

Un poco de Historia de Tenerife

El archipiélago de las Islas Canarias se encuentra frente a la costa occidental de África y está compuesto por 7 islas y varios islotes. Se dividen en 2 provincias: Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, provincias que se alternan anualmente la capitalidad del archipiélago.

Los primeros pobladores de Canarias eran probablemente descendientes de las tribus bereberes del norte de África. Vivían del pastoreo, la pesca y la agricultura. Fabricaban lanzas con puntas de piedra, vestían con pieles, trabajaban el barro y tenían una jerarquía social. Mostraban señales de una cultura superior en algunos aspectos.

Las técnicas de momificación y su artesanía hacen pensar en influencias exteriores o en antepasados desaparecidos.

Los habitantes de Tenerife fueron los Guanches (éste término se usa generalizando para todas las islas, pero es exclusivo para los habitantes de Tenerife). La isla estaba dividida en 9 menceyatos que convivían pacíficamente y cada uno gobernado por un Mencey y un consejo de ancianos.

escultura guancheLa conquista de Canarias comienza oficialmente en 1402, siendo Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro (tomadas por Jean de Bethencourt y Gadfier de la Salle) las primeras en caer mientras que Tenerife (por Alonso Fernández de Lugo) es la última, resistiendo a los españoles durante 94 años. Durante este periodo algunos Menceyes hicieron tratos con los españoles, otros se rindieron y algunos prefirieron el suicidio antes de rendirse.

En 1496, con la caída de Bencomo, Mencey de Taoro, en el Valle de la Orotava, termina casi un siglo de batallas, transformando lo que fuera el paraíso para sus habitantes en un lejano recuerdo. Muchos guanches fueron vendidos como esclavos, práctica habitual de los españoles, y poco se ha conservado de su cultura, lenguaje o tradiciones.

Hoy en día, Tenerife conserva parte de su belleza salvaje, aunque el turismo y la masificación inmobiliaria respetan cada vez menos el patrimonio natural de la isla. Hay que tener en cuenta que la gente que viaja no va a encerrarse en los hoteles ni contemplar urbanizaciones, sino disfrutar cada vez más de un paisaje natural e histórico. Cuanto más se construya, menos cosas habrá que ver.

Pero no nos podemos perder el Volcán del Teide (en el Parque Nacional de las Cañadas del Teide), el punto más alto de España y todo un espectáculo en todas las épocas de año. El Drago Milenario en Icod de Los Vinos, es un «árbol» de la especie Dracaena Draco (especie prehistórica que puede vivir unos 700 años) de 15 metros de altura y 5 de diámetro.

Los amantes del senderismo podrán encontrar rutas por hermosos paisajes en los macizos de Anaga y Teno y para los playeros también hay variedad y calidad, con playas doradas y de arena negra volcánica.

A continuación te dejamos un documental del origen de los guanches:



A %d blogueros les gusta esto: